Neuroliderazgo: El cerebro de la mujer está mejor estructurado para la empatía

"El cerebro femenino está predominantemente estructurado para la empatía. El cerebro masculino está predominantemente estructurado para entender y construir sistemas" (Simón Baron-Cohen, Prof. en la Universidad de Cambridge en las áreas de psicología y psiquiatría).


El cerebro de la mujer está mejor estructurado para la empatía (condición imprescindible para liderar), mientras que el masculino es más eficiente en lo relacionado con el pensamiento lineal y sistémico. Anatómicamente, el cerebro del hombre es mayor que el de la mujer, un 9%, sin embargo, tienen la misma cantidad de células cerebrales. La diferencia de tamaño se debe a que las células se agrupan con mayor densidad en el cerebro femenino. 

¿Qué es la Empatía?

La empatía es definida como la capacidad de identificar los sentimientos de otras personas. Existen dos tipos de empatía: la cognitiva y la emocional. La empatía cognitiva involucra la capacidad de conocer lo que otra persona está pensando o sintiendo (se estudia bajo el concepto de "teoría de la mente"). La empatía emocional se refiere a la capacidad de sentir o experimentar lo mismo o algo similar a lo que le está sucediendo a otra persona. En líneas generales, los resultados revelan que el cerebro femenino presenta una mayor respuesta empática emocional en comparación con el masculino (se observó una mayor activación del hemisferio derecho en las mujeres, lo cual también sugiere que las bases neurales de la empatía son distintas según el género.

¿Qué son las Neuronas Espejo?

Las neuronas espejo son células especializadas que se activan tanto cuando un individuo observa una acción que otro está llevando a cabo como cuando es él mismo quien la ejecuta. Durante varias investigaciones realizadas con neuroimágenes se detectó que, cuando una persona observa a otra realizar una tarea específica, en su cerebro se encienden los mismos circuitos neurales que se activarían si decidiera concretar ella misma esa acción, aunque con una intensidad algo menor. Las neuronas espejo nos permiten ponernos en el lugar del otro mediante un proceso que se denomina empatía (por ejemplo, se activan tanto al sonreír como al observar a otra persona sonreír) e intervienen en la forma de aprendizaje por imitación más rápida y eficaz que posee el cerebro.

Del Liderazgo al Neuroliderazgo

Las diferencias neurofisiológicas entre el cerebro masculino y el femenino comenzaron a hacerse observables a partir del desarrollo de aparatos que permiten estudiar el funcionamiento cerebral, fundamentalmente, los que obtienen neuroimágenes. Si bien no es posible afirmar que de estas diferencias depende la eficacia en el liderazgo, lo cierto es que hay determinadas características neurobiológicas que predisponen tanto al hombre como a la mujer para procesar la información de una forma determinada y ello influye tanto en su sensibilidad como en su estilo de conducción.

Lo relevante es, sin duda, la importancia de este tipo de conocimientos para las organizaciones, ya que las diferencias cerebrales entre géneros determinan diferentes estilos de liderazgo y, más aún, proporcionan una base muy interesante para desarrollar nuevas metodologías en materia de elección, motivación y ubicación de las personas en los puestos que mejor se adapten a sus deseos y a su potencial de desarrollo.

Fuente: mujeresycia.com

Ronny Ricaurte Triana

Eterno aprendiz. Autodidacta. Emprendedor creActivo. Promotor de creatividad, convencido de que la clave para enfrentar cualquier desafío es aprender a desaprender imaginando y haciendo muchas preguntas desde la mente de nuestro niño interior. Educador de vocación y profesión, interesado por el marketing y las neurociencias aplicadas: Neuroeducación, Neuromarketing, Neuroventas, Neuroliderazgo. Leader Brain de Idearemos

No hay comentarios:

Publicar un comentario